Se ha producido un error en este gadget.

Toros

Toros
Este lugar es antitaurino

lunes, 23 de agosto de 2010

Los TOROS y Nuevas Generaciones (P.P.)

En “El Decano” de Guadalajara hemos leído la carta enviada por Rubén Blasco Díaz, que firma como Nuevas Generaciones del PP en Guadalajara.


http://www.eldecano.es/foro//viewtopic.php?t=172#p546

Como la simple publicación de semejante “manifiesto” es una muestra de que vivimos en una democracia, nos permitimos usar esa misma facultad cívica para manifestar nuestra igualmente democrática opinión sobre la carta, además de nuestra airada y profunda protesta por su contenido, que lejos de contribuir al entendimiento colectivo, busca y pretende atizar disensiones y plantear como hechos “indiscutibles” los restos de barbaridades nacionales que aún colean, gracias a personas retrógradas y atávicas que, con toda evidencia, igual se dan entre gente de edad que entre algunos new generation (y no precisamente con las calidades intrínsecas de Star Trek).


Cuanto decimos a continuación, no lo estimen en absoluto como una toma de posición política, que en nuestro grupo no existe: plural, interregional, democrático, libre e intelectual, en el mismo hay socios de toda creencia política, del enorme abanico que concurre a las elecciones. Cuando nuestra asociación habla, es nuestra razón la que se expresa, no una tendencia política. Para nosotros, globalmente, su partido forma parte de la democracia que a todos nos da voz, no necesariamente racional.

A continuación nos referimos a la carta de NN.GG. en Guadalajara:

Primer párrafo: La extemporánea alegación de que las corridas “… siempre ha(n) ido ligadas a nuestra historia”, es un argumento demostrativo, por sí mismo, de la pervivencia de la cerrazón, inmovilismo y falta de evolución que, aún minoritarias, hay en todas las regiones del país. Argumento además fatalmente degradado por sí mismo: no es precisamente la historia de este país ningún modelo de convivencia, de razón, de entendimiento ni de lógica ¿necesitan ejemplos?

Claro que el mismo párrafo ilumina la única pretensión que al jovencito que escribe le motiva: empitonar (¡qué adecuado! ¿verdad?) a Cataluña… por motivos meramente políticos, y utiliza esta cuestión porque le viene al pelo.

Segundo párrafo: Me parece una simple y democráticamente respetable “boutade”, el poner comillas despreciativas al adjetivo “avanzada”, aplicado a Cataluña. Porque, sin duda en nuestra propia asociación unos opinarán una cosa, y otros, otra sobre dicha región, como sobre las demás autonomías, pero lo que es justo es justo: y Cataluña, en muchos aspectos, es una comunidad “muy” avanzada, sea mérito de quienes lo sea. Pero, por favor, no sitúe la cultura (¿Cuál, la de Esperanza Aguirre?) y las fiestas (¿cuáles, las de los Escoriales?) como un símbolo de, como usted dice, la nación española (perdone la minúscula pero… es que tampoco es para tanto dentro de un mundo global). El país y sus regiones, son cultos si tienen Cultura (a mayúsculas) y sus fiestas serán respetables en aquello que tengan de civilizadas, evolucionadas y acordes con la época.

Tercer párrafo: Si usted está disconforme con la política catalana, está en su derecho. Pero, repito que sea cual sea el o los motivos de la decisión catalana sobre las corridas, los derechos de los animales, como los de cualquier ser vivo, incluyen básicamente el derecho a la vida y a una vida digna y natural. Pero mire, sí que estamos de acuerdo en que además de las corridas, también nos gustaría la inmediata desaparición de los eventos que utilizan toros en sus distintas facetas en las calles…

Cuarto párrafo: Se pasa usted, joven, considerando El Toro (sic) un símbolo de la cultura Española (sic): el toro (humildemente reducido a su minúscula), es un animal explotado por motivos mercantiles y comerciales, al amparo de la crueldad y el gusto por la matanza pública que algunos conservan (sí, desde la prehistoria, pasando por la Edad Media ¿qué modernos, no?) y cuya situación no exige, sino que clama por una regulación definitiva. Y, si usted ha seguido el tema, ¿de dónde se saca que “todos” los habitantes de Cataluña quieren asistir a la matanza de los toros? Ni de Cataluña ni de ningún sitio de… la piel de toro, hay más de un 30% de favorables a esa matanza ¿no lee usted las encuestas? Y respecto de las plazas, hay mucho concierto y mucha fiesta no sangrienta capaz de llenarlas y mucho más y con mayor provecho que una corrida.

Quinto párrafo: Viviendo usted en Guadalajara, tal vez es comprensible que le preocupe la situación de esos ciudadanos catalanes que quieran “ver” una corrida. Pero dice usted “pasará como en tiempos de la dictadura, tendrán que cruzar a otras Comunidades Autónomas para disfrutar de la Fiesta y del Arte del buen toreo” (y permita mi propia definición: La Fiesta de la sangre y el Arte de la matanza…) Pero respecto a ese “cruce” en tiempos de la dictadura, le diré que quien redacta este comentario que leen, ha vivido gran parte de su vida bajo la dictadura… Y ¿cuándo he visto yo que entonces no se permitieran, favorecieran y fomentaran las matanzas de toros en todo el país? Le prometo que preguntaré a algún anciano catalán, si alguna vez tengo ocasión, si durante la dictadura había que “cruzar a otras Comunidades Autónomas (perdone la indicación, don Rubén, pero entonces no había ni el menor asomo de comunidades autónomas) y, si es así, seré la primera sorprendida (que todo puede pasar pero ¿sin corridas regionales bajo la dictadura?) Ah, y no se ría, como hace usted, de quienes “…se llaman progresistas y demócratas”, porque me permito señalarle que ¿tirar la primera piedra? ¡Qué pecado!

Último párrafo: Y muy democráticamente, le voy a respetar a usted ese último párrafo pero cambiando el análisis: más creíble es que –para quien así lo estime- el aborto (una muerte) y las corridas de toros (con resultado de muerte) puedan –si así se considera- entenderse, por similitud de destino final, aspectos de una misma barbaridad: la muerte. Pero, añadiré, en las corridas, previo a la muerte, se tortura y alancea al animal destinado a un sacrificio festivo; y si no muere a la primera, lo hará al segundo, tercer, cuarto apuñalamiento… mientras yace vivo y muriendo a chorros, bajo el acoso de una cuadrilla de humanos.

Yo, por usar, en un rizo democrático más, su definición final en su última frase (que dice: “Lo más macabro de todo es que en este país de sin razón en el que vivimos, se permita el aborto y se prohiban las corridas de toros.. No se si alguna de estas personas son humanas”), y agradeciéndole profundamente que me quite usted, de un plumazo dictatorial, mi modesta y ética humanidad, tampoco sé si aceptar que las personas que defienden las corridas de toros, son humanas. Así que, en conclusión, si su opinión y la mía –absolutamente contrarias- van en la misma dirección, es que ¡aún estamos en la prehistoria de los homínidos!

Ah, y señores del partido político al que me dirijo ¿alguna vez tendrán la amabilidad y corrección de acusar recibo a los mensajes que les enviamos? Aunque sólo sea pensando –democráticamente- en aquellos socios de ACMAT-CERO que puedan ser votantes del PP, que a lo mejor se enfadan con tal falta de modales. ¿O es que suponen que todos sus votantes son taurómacos?

SARA TÉLLEZ, por ACMAT-CERO

Contactos: acmat.cero@gmail.com y acmatcero.asjur@gmail.com

© 1008227106726

No hay comentarios: