Se ha producido un error en este gadget.

Toros

Toros
Este lugar es antitaurino

miércoles, 23 de marzo de 2011

La Mirada de la Inocencia

Desde hace algunos meses vive con nosotros un hermoso perro de poco más de un año de edad. Abandonado en el campo y convertido en un esqueleto, fue recogido por una amiga que me lo entregó. Con los cuidados normales y el debido cariño está ya completamente repuesto y sus músculos laten suavemente debajo de su brillante manto negro.


Cuando lo llevo a un descampado, da una vuelta corriendo y luego -quizás recordando los tiempos de mendicidad- se detiene y me observa con la inocencia que sólo los animales son capaces de expresar. En su mirada se lee inequívocamente la pregunta: “¿Qué se supone que tenga que hacer aquí?” Probablemente la expresión de sus ojos plantea la misma duda que le sobrevino cuando fue abandonado. Seguramente entiende en mi gesto la sencilla respuesta: “Jugar”.

Esta tarde fui a una becerrada en el cultísimo pueblo de El Escorial.
El primer becerro, de poco más de un año de edad, dio una vuelta corriendo por la plaza y luego -quizás recordando a su mayoral, en el que confió a lo largo de su breve existencia- se detuvo y observó al torero, con la inocencia que solo los animales son capaces de expresar, y en su mirada se leyó inequívocamente la pregunta: “¿Qué se supone que tenga que hacer aquí?” Seguramente no entendió la sencilla respuesta: Morir”

No pude evitar ver la similitud del latir de sus músculos adolescentes debajo de su brillante manto negro, con los músculos y el brillante manto negro del perro que había paseado conmigo unas horas antes.

Después de unos interminables veinte minutos, lo que había sido un becerro lleno de vida y ganas de vivir, se había convertido en un amasijo ensangrentado aun latente.

No me esperaba una tercera mirada esa tarde, pero, mientras la plaza ovacionaba al valiente matador, alguien le acercó una hermosa niña de unos seis años, bellísima, ataviada con su traje tradicional y su hermosa y brillante cabellera rubia. El matador sonriente y eufórico se arrodilló junto a la cabeza del becerro, cuyos músculos impotentes aun latían suavemente debajo de su brillante manto negro. Le cortó las orejas como si estuviera recogiendo flores y se las entregó a la sonriente niña, instándola a que se las mostrara al público con orgullo. La niña, con la inocencia que solo los niños y los animales son capaces de expresar, sostuvo las pequeñas orejas en sus manos y las miró, luego miró al torero, luego al público, y en su mirada se leyó inequívocamente la pregunta: “¿Qué se supone que tenga que hacer aquí?” Seguramente no consiguió respuesta alguna. Obedeció y levantó las manos ofreciendo al público las orejas, sonriendo sin entender en absoluto lo que estaba ocurriendo… Siguió la tortura y el sacrificio de un segundo becerro que mugió desgarradoramente por el dolor de las heridas, por la desesperación y la impotencia. Y de un tercero.

Una vez que el tercer becerro también había sido ejecutado, la niña volvió a ser llevada cerca del cadáver. No hubo manera de que volviera a recibir la orejas que le ofrecían. Su expresión ya no era de inocencia, sino de terror y angustia, y miraba fijamente sin ver los músculos que aún latían bajo el brillante manto negro del becerro. La misma mirada, la misma pregunta, la misma angustia al no recibir respuesta, en cachorros de diferente especie.

Lamentablemente cualquier parecido con hechos reales no es en absoluto casual.

Dedicado a los compañeros de Equanimal, de Igualdad Animal y del Pacma (Teresa, Patricia, Ian, Jonas) que han hecho de tripas corazón asistiendo a estos terribles espectáculos para conseguir testimonios gráficos de la barbarie.

Escrito por Alessandro Zara Ferrante

viernes, 18 de marzo de 2011

Cuando la Naturaleza se rebela

Todos conocemos lo que ha pasado en Japón estos días; el país más preparado del mundo para los terremotos se ha encontrado con un Tsunami imposible de predecir o controlar.
Las personas muertas se cuentan por miles, aún tardaremos en conocer la cifra exacta pues hay muchos que solo figuran como desparecidos.
Después de esta tragedia, para el pueblo japonés, ahora se encuentran con la terrible amenaza de Fukushima, la central nuclear que sigue incontrolada y que ha obligado a evacuar a miles de personas.
Dentro de toda esta tragedia aún quedan personas que se dedican a los otros seres vivos, organizaciones animalistas que andan rescatando esos animales que han sobrevivido a este desastre.
No hay datos ( ni los habrá) sobre los animales muertos, lo que si hay son imágenes como esta: http://keseyoke.blogspot.com/2011/03/emotivo-reencuentro-en-japon.html

Despues de perderlo todo este hombre se reencuentra con su perro, la imagen lo dice todo.
Y un vídeo que nos muestra, tanto a los animales que han sido rescatados, como a los que están ayudando a encontrar otros seres vivos entre tanto escombro y agua:
http://www.youtube.com/watch?v=v5g5GMjg6Ww&feature=player_embedded
Al final lo que queda patente es que nos necesitamos los unos a los otros para poder sobrevivir.

sábado, 12 de marzo de 2011

Hemos escrito de nuevo a la Universidad de Alicante

Acmat-cero se ha vuelto a dirigir al Rector de la Universidad de Alicante. Es el mismo escrito pero con un encabezamiento distinto y con las firmas de unas cuantas personas más que han querido adherirse al escrito.
Así se lo hemos mandado:

Enviado el 11 de marzo de 2011

Tenemos el honor de volver a dirigirnos a esa corporación universitaria a la que, a petición de las personas al final relacionadas, que han solicitado voluntariamente adherirse a nuestro escrito en petición de justicia básica para la colonia del campus, volvemos a remitir el escrito, renovado por la adhesión de los firmantes que referenciamos al final del mismo.


Tenemos la obligación de advertir que la retirada de comida y agua a estos animales supondrá un grave problema, tanto para ellos, como para las personas que estén por el Campus. Es nuestro deber advertirles que el hecho de que se produjera eventualmente algún accidente de este tipo, sería exclusiva responsabilidad de la Universidad de Alicante, como consecuencia de su orden de aplicación de tan drásticas y crueles decisiones y los perjuicios que se produjeran serían exigibles consiguientemente a su corporación universitaria, representada por su Rector.

Esos animales están acostumbrados a comer pienso, no saben desenvolverse en otro terreno ni sabrían por donde ir a buscar la comida necesaria; esta actitud hará que los animales estén nerviosos, desesperados y puedan (incluso) hacer un intento de ataque a quien lleve algo de comida.

A continuación les volvemos a enviar el escrito con los nuevos firmantes añadidos:

El escrito es el mismo, pero esta vez hemos contado con el apoyo de:

Una Licenciada en CC Químicas, esp Macromoléculas.
Un Licenciado en CC Químicas, esp Analítica
Una Aux.Administrativa-Batx.Artístico
Una - Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona.
Una Licenciada en Geografía e Historia, Postgrado en Dirección de Comunicación y Traductora jurada de inglés
Un Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, especializado en Estudios Internacionales por la UCM.
Una Ingeniera de Telecomunicaciones.
Un licenciado en Derecho
Una Técnica Superior en Integracion Social y Animación Sociocultura. Estudiante Universitaria de Educación Social.
Una- Diplomada Universitaria en Enfermeria
Una- Secretaria-administrativa.
Una-Diplomada en Trabajo Social y cursando postgrado en Violencia Familiar de la IL3 de U.Barcelona.
Una- Licenciada con grado en Geografía e Historia, especialidad Historia de América.
Una-Doctora en Biología Molecular por la Unviersidad Autónoma de Madrid
Una, Diplomada en Relaciones Laborales por la Universitat Pompeu Fabra y Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona.
Una, Profesora de Sociología de la Universitat de Valencia.
Una Licenciada en Bellas Artes
Una- Licenciada en Derecho por la Universidad de Fortaleza (Brasil), Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Univ. Complutense de Madrid.
Un- Licenciado en CC. Empresariales
Una- Licenciada en Derecho
Un Licenciado en Económicas


©1103078648880

martes, 8 de marzo de 2011

Universidad de Alicante y la colonia felina del Campus

Acmat-cero responde al Rector de la Universidad de Alicante, cuya decisión de deshacerse de la colonia felina ha levantado ampollas por toda la red.


Enterados de la decisión de los servicios de esa corporación universitaria para eliminar en la práctica las colonias felinas que desde hace años habitan el campus,

Esta Asociación Contra el Maltrato Animal Tolerancia Cero (ACMAT-CERO) y las demás personas firmantes, hace constar su enérgica protesta, en base a lo siguiente:

Primero: Bastaría con alegar que el hecho de existir en el siglo XXI, en pleno desarrollo científico y técnico, sería razón suficiente como para que ustedes (depositarios de la más exquisita herencia humana, siempre en avance y progresión), entendieran y fueran los primeros en defender e impulsar con todos los medios que la docencia a su máximo nivel implica, la coexistencia de las especies en la tierra compartida, pero muy especialmente en dotar de amparo y protección a aquellos grupos animales que (desde el principio de los duros tiempos de una humanidad en largo y difícil desarrollo) han sido sus colaboradores, auxiliares, defensores, compañeros y aliados en el camino de la mejora espectacular que los hombres han conseguido.

Segundo: Cualquiera entendería, y con mucho mayor motivo mentes preclaras y consagradas precisamente a áreas que contemplan y fomentan el desarrollo físico, mental, social, cultural, espiritual y la dignidad de la figura humana, que esas especies han ganado sobradamente su derecho a convivir habitualmente con los descendientes de esa humanidad histórica a la que ayudaron en su devenir hasta desembocar en las facilidades de vida de que hoy disponemos.

Tercero: Con las herramientas que la ciencia, la técnica, la filosofía y el conocimiento les dotan, deberían ser rotundamente los primeros en dar el ejemplo de convivencia, protección y ayuda en casos, como el de estos felinos, en el que el animal se ve abocado a una existencia difícil, marginal, prácticamente mendicante, sin culpa suya sino exactamente por la falta de responsabilidad, la indiferencia, el rechazo oportunista y el abandono ilegítimo causado precisamente por personas de nuestro entorno y el suyo.

Cuarto: Para esta Asociación, dichas consideraciones serían suficientes para exigir de ustedes la permisividad de la situación consolidada de estos felinos, con categoría de derecho adquirido, pero aún más, ustedes, como depositarios de la Cultura (a mayúsculas, y no al nivel farandulero en que muchas veces se la pretende situar, que más parece una burla esperpéntica que la expresión real de los logros humanos), como estudiosos de la Vida, de un planeta en el que nunca hemos estado solos, como depositarios de los conocimientos médicos, fisiológicos, veterinarios, biológicos, físicos, ustedes deberían ser los primeros en arbitrar medios para mantener esa colonia, con comprensión y orgullo por su intervención protectora, en las mejores condiciones de existencia. En cambio, como tantos estamentos indiferentes y megalómanos que existen en el país, prefieren contemplar el asunto como una “estupidez”, un antojo de señoras desocupadas que estuvieran obsesionadas en acallar sus complejos dando de comer a los gatitos.

Quinto: Lejos de ello, deberían ustedes entender –si usaran sus capacidades para un conocimiento digno y efectivo del medio en que vivimos y del que, al paso que vamos, malviviremos- que es una exigencia de los tiempos actuales el que el Hombre ejerza con justicia y generosidad su papel de dueño del planeta. Y ello, tanto por las propias especies que atropella cada día, como por el hecho de la interrelación que existe entre toda la vida de la tierra y nosotros. Si sus astrofísicos miran las estrellas ¿dónde encuentran un planeta con vida, no ya como la de nuestras especies, sino pura y simplemente, vida? Este único hecho debería ser el eje motor para que entidades como la suya, incluyan en sus programas actividades serias y científicas de protección animal. Y, por supuesto, ningún laudo mejor que empezar por lo que ya existe y en la propia casa. Y, si alguna vez apareciera vida extra-planetaria ¿no les estremece pensar que pudieran invadir, cazar, aplastar, explotar y hacer barbaridades con la humanidad de la que formamos parte? Pues eso hacemos los hombres, a diario, con los animales.

Más, por si consideraciones de humanismo básico como las aportadas, sirvieran de chufla y regodeo para sus preclaras mentes, sin consideración ninguna para quienes en su día nos formamos y cursamos en entidades similares a la suya, que entonces nos parecían dignas depositarias del destino humano, aquí van otras alegaciones complementarias:

Preámbulo de la Ley sobre Protección de Animales de Compañía de la Comunidad Valenciana:A pesar de que en la Comunidad Valenciana existe una honda tradición de respeto hacia los animales de compañía, con esta ley se pretende aumentar la sensibilidad colectiva hacia comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna…” (tercer párrafo)

Comentario: La Universidad de Alicante desvía su actuación fuera de la “honda tradición de respeto hacia los animales de compañía”. Choca frontalmente contra la pretensión legal de“…aumentar a sensibilidad colectiva hacia comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna…”

El artículo cuarto f) Prohibe “no suministrarles la alimentación necesaria para su normal desarrollo”. Y en el presente caso, dicha alimentación estaba siendo habitualmente suministrada por las personas y grupos que demostradamente estaban haciéndolo. Luego la intervención de ustedes, al prohibir la alimentación, no sólo atropella un derecho adquirido de los animales, sino que contradice el fondo de este artículo.

Es cierto que el mismo artículo cuarto m) dice “Se prohibe la tenencia de animales en lugares donde no se pueda ejercer la adecuada atención y vigilancia”. No se les oculta que el espíritu de este artículo es el de evitar agresiones aunque su letra no distinga. Pero es que, igualmente, la colonia de su campus estaba atendida y vigilada y eso no es ningún invento, hay participantes y testigos que lo acreditan.

Pero aún podríamos incidir más: El artículo quinto, 1) dice “El propietario o poseedor de un animal tendrá la obligación de mantenerlo en buenas condiciones higiénico-sanitarias, albergarlos en instalaciones adecuadas y realizará cualquier tratamiento preventivo declarado obligatorio”. ¿Dónde se encuentra la colonia? En terrenos del campus. ¿Quién es el propietario del campus? La Universidad ¿A quién compete como poseedores de hecho, el cuidado, atención, albergue y alimentación de los animales? A la Universidad.

Y el artículo octavo, 2)El propietario o poseedor deberá adoptar las medidas que estime más adecuadas para impedir que ensucie las vías y los espacios públicos.¿Quién es el poseedor de la colonia? La Universidad, que es la llamada a la vigilancia, recogida de restos y limpieza, como tantos desechos humanos, muchas veces repugnantes y altamente contagiosos ¿o es que no se ocupan de ellos?

Lo que ocurre es que, según nuestras informaciones, la Universidad tuvo un momento de responsabilidad civilizada hacia estos animales, llegando a estudiarse el establecimiento de un núcleo zoológico en los terrenos, idea que fue abandonada. Y la Universidad se enfrenta al dilema de albergar históricamente y de hecho una cierta cantidad de animales (gatos) que por su número requerirían de un registro como núcleo zoológico. Como no lo han llevado adelante, la legitimidad choca con la realidad y ¿cómo pretenden resolverlo? Pues quitándolos del medio. No digo, porque no nos consta, que los maten pero pónganse por una vez en el lugar de “otros”: supongan que los “V” del espacio colonizan sibilinamente nuestro planeta: un buen día cercan la Universidad de Alicante y a todas las personas que se encuentran allí los meten en camiones, los sacan de los edificios en dirección a no saben dónde y los encierran (después de una entera vida de libertad) en unas jaulas… Por favor, háganse la imagen mental.

Y en la serie “V”, el destino final era la matanza, de humanos, claro está. Todo ello bien aderezado previamente con las buenas maneras aparentes de los “visitantes” mientras maquinan sus acciones. En esa serie la matanza de humanos era una ficción. Claro que en la historia de la humanidad esa ficción ha sido una realidad en muchas ocasiones.

Con esto queremos decir: las buenas intenciones que incluyen el desalojo obligado de los animales y su traslado a una “amable” jaula de una entidad privada, simplemente indican que la Universidad a la que nos dirigimos ha involucionado… a épocas bastante anteriores a la propia Edad Media, que elude asumir esta modesta responsabilidad y evita, claramente, tener que gastar dinero “en animales”.

Señores de la Universidad de Alicante: tienen mentes, capacidad y medios para buscar una solución brillante, humanitaria, sensible y lógica que pueda hacer coexistir humanos y animales, no ya como venían haciendo sino, sin duda, mucho, muchísimo mejor.

Y esperamos verlo y felicitarles por ello.

©1103078648880
Fdo: Yudit de Leonardo Marchal, Presidenta de Acmat-cero

FIRMAS ADHERIDAS

Fdo: Drª Mª Purificación Alpera Badenes -Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia.
Fdo: María Pilar Linares Sinisterra-Diplomada en Empresariales
Fdo: Raúl de León Gutiérrez-Licenciado en Biología, especialidad Medio Ambiente.
Fdo: Oihana Lertxundi-Licenciada en filología inglesa y con un grado de especialización en traducción.
Fdo: Dolores Gutiérrez de Frutos-Licenciada en Derecho
Fdo. Vanesa de la Fuente Vega-Técnico Superior en Educación Infantil
Fdo: Zulema de Leonardo Marchal-Auxiliar de Clínica
Fdo: Sara Téllez-Escritora
Fdo: Alicia Martinez Buendía-Especialista técnico en admón. de empresas y Aux.clinica veterinaria
Fdo: Clara Teruel Martinez-Licenciada en Ciencias Políticas
Fdo: Ana de Leonardo Marchal-Auxiliar de Clínica
Fdo: Ana María Ballester-Licenciatura en Traducción e Interpretación