Se ha producido un error en este gadget.

Toros

Toros
Este lugar es antitaurino

miércoles, 17 de agosto de 2011

LOS GATOS, ESOS TERRIBLES ENEMIGOS

Las sentencias judiciales, sobre maltrato animal, siempre han hecho un flaco favor tanto a los animales, como a los que intentamos protegerlos; entre ellas la que más ampollas levantó, la que más ha sentado precedentes en contra de la necesidad de justicia y equidad para los animales, ha sido la del el matagatos” de Talavera de la Reina, en Toledo.

El cual colgó, en una red social, unas fotos en las que llevaba un “racimo” de gatos asesinados por él  y su cuadrilla de amigos en febrero de 2008; en septiembre de 2009 el juez decide archivar su caso por: Entender que fue una cacería sin ensañamiento.

A partir de este mismo momento parece que una confabulación se cierne alrededor de estos animales y no es raro encontrar demasiados municipios que prohíben terminantemente, bajo amenaza de multas o algo peor, la alimentación de colonias felinas.

El gato, ese gran servidor de la humanidad, pasa a ser considerado un simple objeto sucio y desagradable a la vista de personas que, gracias a ellos, consiguieron sobrevivir a las plagas que, tan solo un siglo atrás, asolaban nuestro país. Es curiosa la utilización de los animales como simples herramientas necesarias en su momento y que, con la aparición de las empresas exterminadoras de plagas muchos deciden prescindir del “antiplagas tradicional” efectivo, atóxico y no contaminante y hacerlo desaparecer de su vista con las técnicas mortíferas más variadas y crueles que se le pueden infligir a un ser vivo; entre ellas está la de dejarlos morir de hambre, envenenarlos, sacrificarlos con métodos poco ortodoxos, atropellarlos por simple diversión…etc.

A los Ayuntamientos se suman rápidamente otras Instituciones, Universidades  y Colegios.

Así empezamos el año 2011 con el tema de los gatos del Templo de Diana en Mérida; el famoso y maravilloso Templo de Diana albergaba desde tiempos  inmemoriales colonias gatunas, animales que sobrevivieron gracias a la Protectora ACUDAME (que forma parte de Acmat-cero) que les alimentaba y cuidaba. Sin embargo debieron ser un grave estorbo a la hora de la remodelación del Templo; una mañana, al acudir a alimentarles, vieron que no había gatos. Hablaron con los trabajadores y, ellos mismos, les comentaron que habían emparedado (a unos cuantos metros bajo tierra) a todos los gatos que pudieron. La Asociación se movió como un rayo, habló con las Autoridades, intentaron parar la obra, hicieron escritos; pero nada surtió efecto y los gatos, supuestamente, murieron enterrados bajo unas toneladas de hormigón:  http://acudame.blogspot.com/2010/12/acudame-sospecha-que-los-gatos-del.html  ante la desidia institucional.
    
Con los pocos que quedaron, se está intentando llevar a cabo un proyecto de colonia controlada, quizás sea necesario la evacuación de los individuos que han quedado y su ubicación en otro lugar de Mérida. De momento, y aunque (junto a otras Protectoras) Acmat-cero y ACUDAME han presentado escritos al Consorcio de Mérida, al Ayuntamiento y a la Junta de Extremadura, no se ha recibido contestación alguna por parte de ninguno de ellos, seguimos a la espera, daremos un respetuoso margen de tiempo y volveremos sobre el tema de nuevo hasta su esclarecimiento total.
   

Febrero- Marzo, los siguientes en apuntarse a la llamada moda del exterminio sistemático gatuno fueron los responsables de la UAM (Universidad Autónoma de Madrid). Con una colonia gatuna en proceso de control, con individuos pasando por la esterilización, a cargo de Madrid Felina, y a los que se estaba retirando la comida, dentro del recinto, para lograr reubicarles en otro lugar donde no molestasen a nadie. Estos animales, unos 20, en torno al uno-dos años de edad fueron capturados y  exterminados inmediatamente logrando salvar a dos únicas hembras.
   
Los veterinarios, biólogos, médicos y directivos de la UAM  opinan que: el control de las colonias gatunas no conduce a ninguna solución pues no acaban con lo que ellos consideran unilateralmente el verdadero problema, los gatos. El ruego de las asociaciones amigas de los animales no surte efecto y acuden a SaludMadrid para capturar a estos animales (todos jóvenes y sanos) para exterminarlos y erradicar el problema de raíz: el problema de los dirigentes de esa Universidad realmente no son los gatos, son la cerrazón, la incomprensión y la falta de análisis de antecedentes y hechos de carácter humanitario y compasivo. Vamos, justo lo contrario de lo que uno espera de esas “excelsas” ¿mentes?
   
En el mismo mes, marzo, nos enteramos que otra Universidad, en este caso la de Alicante, se ha unido para erradicar a su vez la colonia de gatos en “su” campus; para ello aluden a las enfermedades que transmiten usando el fácil argumento ¿científico? De que hay estudiantes embarazadas y podrían resultar contagiadas, lo cual no dice mucho a favor del saber científico y dominio del tema en cuestión de enfermedades transmisibles a través de estos animales así como posibilidades de contagio y prevención efectiva del mismo, es por lo menos chocante en una institución dedicada a la salvaguarda de la ciencia y su progreso, este “prejuicio” propio de sociedades atrasadas que nos remontan a pasados de oscurantismo, brujerías y pócimas.
   
El 7 de marzo Acmat-cero se pone en contacto, mediante correo administrativo, con el Rector de la UA (Universidad de Alicante) mediante correo administrativo y con acuse de recibo, solicitando que recapaciten y que se ocupen de unos animales que, por Ley (Artículo 5º, 1) de la Ley sobre Protección Animal de la Comunidad Valenciana, pertenecen al Campus de la Universidad y, por tanto, a la misma Universidad. Este escrito va acompañado de las firmas de 12 personas doctoras, licenciadas o diplomadas en distintas especialidades, demostrando que las personas que se ocupan de la defensa de los derechos animales no somos, como despectivamente a veces nos definen, mujeres aburridas que no tienen otra cosa que hacer sino personas muy capacitadas intelectualmente en todos los ámbitos de la sociedad, la actividad laboral y con importantes responsabilidades incluso en la misma Administración Pública en donde surge el problema.
   
No obtenemos ninguna respuesta, mientras tanto los estudiantes de la UA se movilizan por su parte, preparan protestas dentro de la UA y presentan un escrito firmado por más de cuatro mil estudiantes. Sin embargo, el Rector haciendo gala de un talante nada democrático ni conciliador, hace caso omiso a estas peticiones y continúa prohibiendo la alimentación de estos animales. La Asociación Asoka el Grande, que se han ocupado durante tiempo de estos animales, busca desesperadamente una solución para ellos, como siempre las propuestas animalistas se basan en criterios científicamente probados en cuanto a su efectividad y avalados por numerosos estudios bien fundamentados en el control de las colonias felinas, esterilizando y sacando a los adoptables, pero no se consigue nada salvo que el Rector no ceda ni un ápice y siga en su postura pseudocientífica, intransigente y ¿“políticamente correcta”?.
   
De nuevo Acmat-cero se pone en contacto con el Rector, enviando otro escrito con las firmas de otros 22 diplomados o licenciados que deciden adherirse a nuestros escritos. De nuevo NO hay respuesta por parte del Rector, sabemos que se han logrado adoptar muchos de ellos, que se han conseguido sacar de ahí, pero pocas novedades más tenemos.
   
Las siguientes informaciones sobre exterminio masivo de gatos nos llegan de la Ciudad Financiera del Banco de Santander (en Madrid), donde también pretenden deshacerse de la colonia gatuna “por la mala imagen que dan” y sin tener informaciones, dado que es un lugar de acceso restringido, suponemos que los han eliminado. De una Residencia de Ancianos de Vallecas (en Madrid), donde se recogen los gatos con jaula trampa para llevarles a la perrera de La Fortuna, un irónico nombre para un lugar donde los gatos son exterminados sin darles tiempo casi para poder sacarlos de allí y tener una oportunidad de supervivencia.
   
Ahora le toca al Colegio Alemán de Madrid, desde allí llaman a La Fortuna para que se lleven todos los gatos del Colegio y sean exterminados, en este caso la Asociación Progatos (que forma parte de Acmat-cero) decide escribir al Embajador de Alemania y, en este caso concreto, se consigue parar la captura y posterior muerte de los felinos, lo que deja en evidencia la diferencia entre países mas “civilizados” y respetuosos con los animales y el nuestro.
   
El siguiente caso es el de La Navata de Galapagar (Madrid) donde un francotirador se divierte pegando perdigonazos, y matando o hiriendo, a algunos gatos caseros.
   
Acmat-cero contacta con el Ayuntamiento para pedirle información sobre las acciones emprendidas en relación con este caso. Como es costumbre nos dirigimos mediante correo administrativo, correo que reciben y que alguien lee, pero en este país los Alcaldes y Concejales no aceptan contestar ningún escrito que tenga que ver con el maltrato animal. ¿Será porque incluso ellos saben que están cometiendo actos éticamente reprobables?
   
A partir de este momento es cuando ha surgido en la red el asunto del “hombre oriental” que, supuestamente, mata un gato sometiéndole a unas torturas terribles y que vanagloriándose de su “hombría” precisamente la más alejada de la verdadera hombría, la digna, la ética valiente y justa lo cuelga en una web; para el incalificable disfrute de aquéllos que consideran a los animales el ser perfecto para sus venganzas personales, dado que están totalmente indefensos.
   
También aparece el caso de DOMUS MORTEM, se trata de una web en la que se ve a un gato encerrado en una jaula trampa, parece tratarse de un vídeo en tiempo real pues hay un contador (cronómetro) que dice el tiempo que le queda de vida al gato, con petición de que las personas votemos si salvar o matar al animal. Parece una película de terror y somos muchas las personas que la noche del lunes al martes la pasamos despiertas buscando soluciones.
Al final se consigue saber que dicha web pertenece a una empresa de publicidad brasileña, incluso publican un vídeo (en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=ca4wHIZoSR4) explicando cómo hacen para que parezca un vídeo rodado en tiempo real; puede parecer que la explicación “nos convence” pero, lejos de hacerlo, consigue crispar a un colectivo que ve en este “truco” una posible incitación al maltrato animal. Ha llegado un momento en que todo sirve para conseguir ese “momento de gloria” al precio que sea y las empresas dejan su ética y moralidad arrinconadas para conseguir ser un record de ventas o de visitas. El juego sucio por conseguir un renombre está servido, si nadie para esto lo próximo que podamos ver es un maltrato real para anunciar unas tiritas que no se “despegan ni a golpes”. Nadie pone los límites y la web alberga todo lo bueno y todo lo malo que existe en este mundo. Nada sorprenderá para entonces y ver a cualquier ser vivo maltratado (sea ficción o realidad) dejará de importar, siempre se podrá mirar a otro lado pensando que es un simple truco para llamar la atención. Lo peor vendrá de todos esos “torturadores y asesinos” de inocentes que solo esperan el pistoletazo de salida para saciar su sed de sangre.
    
 De todas formas a nadie nos queda claro que esto sea sólo “Marketing”, se ha conseguido saber que ese animal permaneció varias horas dentro de la jaula trampa para ser grabados sus movimientos y tampoco se ha llegado a conocer el final de este animal, si fue soltado, devuelto a su hogar, dejemos unos puntos suspensivos y un par de enlaces:
    
Acmat-cero cursó una denuncia ante la Guardia Civil y en el propio acto también se pone otra denuncia contra el “oriental” que, siempre supuestamente, mató al gatito.


Por el momento seguimos en la tensa espera, esto no ha hecho más que empezar y los gatos no están a salvo ni en su propio hogar. Quizás, sin demasiado esfuerzo, la acción violenta de unos cuantos logre exterminar a los gatos de la faz de la tierra y el ser humano pueda darse por satisfecho, habiendo eliminado a los animales más limpios del mundo, a los animales que más hacen pidiendo muy poco, a unos animales que han existido desde que este mundo era solo un “proyecto” de vida, en cooperación armónica, entre humanos y animales.
Acmat-cero
©1108179881433

CONTACTOS, Presidenta: acmatcero.pres@acmat-cero.es
 Asesora Jurídica: acmatcero.asjur@gmail.com

No hay comentarios: